Querida Ijeawele. Cómo educar en el feminismo

Querida Ijeawele. Cómo educar en el feminismo – Chimamanda Ngozi Adichie – Traducción de Cruz Rodríguez Juiz – Literatura Random House Después del manifiesto Todos deberíamos ser feministas, la escritora Nigeriana, que vive con un pie en Estados Unidos y otro en su país de origen, vuelve con otro libro breve. Esta vez de corte…

La hoja del olmo no es perfecta

La hoja del olmo no es perfecta Javier López Facal Clave Intelectual, 2017 Hay libros que nos caen en las manos gracias a clientes, benditos, con los que compartimos pasiones y discusiones. Y hablando y preguntándonos por personas que en España muestren una erudición y excelencia en su profesión y, al mismo tiempo, sean capaces…

El mar es tu espejo

El mar es tu espejo. Historia de las tripulaciones abandonadas en Mediterráneo. Catalina Gayà Morlà Libros del KO Catalina Gayà ha encontrado un tema fascinante sobre el que escribir. Fue a raíz de conocer a Faisal, un paquistaní que se vio abandonado en el puerto de Barcelona, en el Stratis II, «un  barco que chirriaba…

Las sillas están donde la gente va

Las sillas están donde la gente va «Cómo vivir, trabajar y jugar en la ciudad» Misha Globerman y Sheila Heti Traducción del inglés de Ricardo García Pérez Alpha Decay, 2014 Me parece que la forma más adecuada de hacer justicia a un libro como “Las sillas están para sentarse”, que me recomendasteis, es hacer una…

América

América – Manuel Vilas – Círculo de Tiza Cuando Manuel Vilas (Barbastro, 1962) redactó estas crónicas, todavía no había sido elegido Donald Trump como presidente de los EE UU. Tampoco había muerto Fidel Castro. Sin embargo, ronda en América una premonición. Si bien la de Castro era una muerte anunciada, que más tarde o más…

Los últimos. Voces desde la Laponia española

Los últimos. Voces desde la Laponia española – Paco Cerdà – Pepitas de Calabazas «Aquí solo se piensa en comprar y vender. Entonces, si la gente está concentrada, todo el negocio está reunido. Eso por un lado, por el otro, conviene que en otros sitios no haya nadie para poder especular con los recursos básicos…