El caimán

El caimán
Nanni Moretti – DVD

Extracto del blog «El viento sopla cuando quiere» de Jonás Trueba de elmundo.es.
En su día no se estrenó en España y no parece que nadie esté dispuesto a hacerlo ahora. Supongo que es una película incómoda, y que algunos prefirieron ponerle una fecha de caducidad para el día después de las pasadas elecciones italianas.

Entonces leí algunos artículos que reprochaban a Moretti haber conseguido el efecto contrario al que se proponía, alentando al electorado de Berlusconi, pero eso nunca se podrá demostrar. Tampoco creo que el motivo principal que llevara a Moretti a rodar esta película fuera movilizar ningún voto contra Berlusconi, y el propio Moretti lo corrobora en esta fantástica entrevista. La motivación de ‘Il Caimano’ está, como en todas las grandes películas, en la necesidad de contar y de decir algo que uno lleva dentro y ya no puede contener más. Todo el cine de Nanni Moretti parece tener ese mismo origen.

‘Il Caimano’ no es una película sobre Berlusconi, es más bien una película sobre la imposibilidad de hacer una película sobre Berlusconi. Y es una película sobre el cine, o más bien sobre el final de una manera de hacer cine en Italia y sobre el final de la gente que hacía ese cine en Italia.

El personaje protagonista es un productor de películas serie B (Silvio Orlando) venido a menos, en plena crisis matrimonial, financiera y profesional. En el peor momento de su carrera, no tiene más remedio que apostar por el guión de una chica joven y desconocida (Jasmina Trinca). A través de su lectura del guión, vamos descubriendo la biografía de Silvio Berlusconi.
Nanni Moretti hace de Silvio Berlusconi en un momento de la película.

Nanni Moretti hace de Silvio Berlusconi en un momento de la película.

El productor está a punto de echarse atrás cuando descubre las intenciones de la joven cineasta, pero finalmente cede. Sabe que producir una película contra Berlusconi en Italia es lo más parecido al suicidio, pero es la única película que puede hacer, y para él, hacer una película, aunque sea la última, es una cuestión de honor. Para la joven cineasta, es una cuestión de salud democrática. Juntos hacen una de las parejas más improbables y más entrañables del cine reciente.

Nanni Moretti entremezcla el amor, la política y el cine de forma admirable. No es la primera vez que lo hace. Moretti es un apasionado de las tres cosas. Y sus películas siempre muestran a personas apasionadas, personas que piensan, reflexionan y que muchas veces se contradicen. Porque el cine de Nanni Moretti es un cine de ideas en movimiento. Y lo mismo que le sucedía a Picasso cuando pintaba le sucede a Moretti cuando rueda: le interesa más el movimiento de su pensamiento que su pensamiento.

Deja un comentario