Día 37: Cráter de subsistencia bolchevique

La seguridad es un pasaporte. Un libro de cromos que empiezan a estar repes y tienen como puntos de intercambio las terminales de los aeropuertos y las embajadas. Esos asilos políticos y espirituales con megafonía. Cuando la seguridad internacional -el espionaje y sus tácticas, hablemos claro-, se convierte en gritar bajito poniendo el cuerpo como…