Louise Glück

“Do not go gentle into that good night /
Rage, rage against the dying of light”

En todos sus poemas, Louise Glück, premio Nobel de 2020, como estos famosos versos de Dylan Thomas, destila esa extrema y punzante consciencia de la mortalidad que, lejos de ser asumida, se vive como una lucha constante contra ese destino ineludible que nos acaba alcanzando a todos.

Los ciclos naturales de la vida, la inevitabilidad de la muerte, el paso del tiempo y sus consecuencias tanto físicas como emocionales se observan desde un terreno personal, pero también en la naturaleza. El invierno siempre llega, la infancia y la belleza se pierden, las hojas se caen y nuestro pelo encanece.

En todos sus poemarios, el tema principal es la caducidad inherente a todo contra la que se rebela. A veces, recrea conversaciones con Dios para pedir explicaciones por ese terrorífico castigo al que estamos sometidos desde nuestro nacimiento (El iris silvestre); en otras, le habla al amor desgastado o a la pareja que, culpa de los designios del tiempo, se ha perdido (Figura descendente/Triunfo de Aquiles), y, otras, establece un diálogo con su hermana, a la que se dirige comúnmente en su poesía (sobre todo, en Ararat), descrita como el polo opuesto a ella misma.

Sin embargo y pese a que Glück jamás dejará a un lado esa rabia existencial que intenta luchar contra la inevitable y gradual desaparición de la luz, en este último poemario publicado hace tan solo unos meses, Recetas invernales para la comunidad, la voz poética se muestra más narrativa, más vulnerable y, ligeramente, más resignada a aceptar (no voluntariamente) la presencia del final. Quizás los años, en efecto, pasan y la poeta no ve más salida que abrirse poco a poco a la oscuridad que cada vez está más cerca.

Su lenguaje sencillo pero abundante en simbolismos y la accesibilidad de los temas tratados, sin perder profundidad emocional, hace que sea la lectura perfecta de poesía para todo tipo de lectores, aunque especialmente gustará a fanáticos de Sylvia Plath.

Esther Gil

Deja un comentario